Publicidad
  • ...
  • ...

Los especiales


Para no dejar en el tintero…

Images


14 de Junio del 2019

Red Política Raúl Merced Lares AUNQUE FUERON pocos, pero fue significativa la protesta que realizaron habitantes de Manzanillo la semana pasada frente a las instalaciones del Complejo de Seguridad Pública para exigir que la paz regrese a la ciudad y puerto. Con pancartas, veladoras encendidas y rezando, los más de 50 manifestantes se pararon afuera de las instalaciones del Ministerio Público y de la Dirección de Seguridad Pública para colocar una cruz por las personas que han perdido la vida. Iniciativas ciudadanas como la de estos manzanillenses debieran ser apoyadas por los demás habitantes del estado porque, desgraciadamente, quien sea y en cualquier momento puede ser o ya fue víctima de asesinato, herida, asalto, robo, desaparición o secuestro. Hay que estar alertas. COMO HA sucedido en anteriores ocasiones y en otros asuntos, el candidato-presidente de Morena y su gobierno mintieron otra vez a los mexicanos en el tema de los migrantes de Centroamérica, al tratar de ocultar acuerdos que tuvo con el gobierno de Estados Unidos. Hay que dejar en claro que AMLO relajó el control que había en la frontera sur y permitió el ingreso de miles y miles de migrantes –fueron tantos que la Secretaria de Gobernación dijo desconocer por dónde ingresaron-. Y no sólo eso. Este falso mesías también les ofreció trabajo. Esta conducta populista e irresponsable –solidaria dice él- agravó el problema de la migración porque ahora México tiene que invertir millones y millones de pesos en los migrantes que no tenía contemplados y que bien pudiera haber destinado a combatir la pobreza, por ejemplo. A PROPÓSITO de AMLO, en su reciente visita al estado anunció que vendrá dos o tres veces al año a Colima. Lo puede hacer, aunque no lo inviten. Sin embargo, me parece que esta decisión presidencial de estar más seguido en la entidad responde principalmente a un interés político-electoral: en 2021 habrá elección a la gubernatura del estado y sabe -como candidato-presidente de Morena que es- que hay condiciones para vencer al PRI por primera vez en la historia política colimota, aunque esto fuera con pocos votos de los ciudadanos, como acaba de suceder en Puebla y Baja California, donde hubo una abstención del 70 %. Falta mucho para la elección, pero es evidente que AMLO hará campaña en favor de Morena y sus candidatos en Colima, tal como lo viene haciendo desde diciembre del año pasado en otras entidades. BAJO ESTE escenario político-electoral, el PRI tiene un gran reto para el 2021: levantarse del fuerte golpe que le dieron los ciudadanos en 2018, influenciados por el efecto AMLO. Y es posible hacerlo, ya que este año han surgido elementos que hacen pensar que el PRI puede alzarse de la lona para seguir peleando: 1. El liderazgo (real) priísta ha decidido que esta enorme tarea sea encabezada por el grupo que comanda uno de los políticos más inteligentes y hábiles que ha tenido el PRI en las últimas décadas. Y 2. AMLO y Morena se han desgastado políticamente más rápido de lo que normalmente había sucedido al grado que la aceptación del presidente entre los ciudadanos sigue disminuyendo. En diciembre del 2018 tenía el 90 %, pero ahora es del 70 %, lo que habla de un desencanto de millones de mexicanos porque, seguramente, AMLO habla mucho y hace poco, miente y engaña de manera sistemática y culpa a otros de los problemas a los cuales se comprometió resolver. POR LO pronto, muchos priístas y simpatizantes tienen en mente algunos nombres para la candidatura del PRI a la gubernatura del estado, entre ellos Walter Oldenbourg, quien de manera inesperada se llegó a colocar en la línea de disputar realmente la presidencia municipal de Colima a Leoncio Morán y Héctor Insúa. Al final, el priísta quedó un poco atrás de los candidatos del PAN y Movimiento Ciudadano, pero dejó buen sabor de boca entre los ciudadanos por su carisma y sencillez. En reconocimiento a lo que logró en la campaña, Walter fue invitado a la Secretaría de Fomento Económico, de donde por cierto salió quien después fuera presidente municipal de Colima y ahora Gobernador del Estado. No obstante, entres los priístas pueden emerger en su momento otros cuadros que bien defenderían también el último cargo de elección popular que no le han podido arrebatar al PRI. POR PRIMERA vez, un gobierno del PRI en el estado, el de José Ignacio Peralta Sánchez, ha alcanzado algo histórico: que el 50 % de trabajadores en las dependencias de los tres poderes públicos estatales sean mujeres. Y sí, tal como lo dice la directora del Instituto Colimense de las Mujeres, Mariana Martínez, esta lucha por la equidad de género ha sido por décadas y es producto de la política que en este sentido se acentuó en el actual gobierno priísta estatal. De esta manera, se cumple la deuda histórica que se tenía con las mujeres en el terreno laboral, y ahora toca a ellas responder a esta confianza que las puede llevar a escalar más sitios de responsabilidad en el Gobierno del Estado.



Publicidad

Navegación

Redes Sociales