Publicidad
  • ...

Los especiales


No se maquillan cifras de homicidios

Images


03 de Julio del 2019

Luis Fernando Flores El estudio “Fallas de Origen 2019, Índice de Confiabilidad de la Estadística Criminal”, realizado por México Evalúa, sólo demuestra un hecho: el gobierno de Colima ha sido de las pocas entidades del país que da información objetiva y certera sobre los índices delictivos que se suscitan en el Estado. En una escala de cero al diez, el estado de Colima tiene una calificación de 9.57 en el Índice de Confiabilidad de la Estadística Criminal; le sigue Aguascalientes, con 9.36; Zacatecas y Coahuila, 9.19; Querétaro, 9.18, y Sonora, 9.12. En contraste, las entidades que tienen el menor índice de confiablidad son el Estado de México, con una calificación de 2.50; Hidalgo, con 5.42; Michoacán, 5.64; Oaxaca, 6.11; Baja California, 6.35; Veracruz y Tabasco, 6.40, y Puebla, 6.49. Michoacán, Baja California y Veracruz, por ejemplo, se han caracterizado por estar en la opinión pública nacional como entidades violentas, en donde los cárteles de la droga tienen asentados sus reales y mantienen a la población en pánico; sin embargo, según nos dice el estudio de México Evalúa, tienen el menor índice de confiabilidad. Esto quiere decir que maquillan y ocultan cifras para no parecer como estados fallidos, aunque, al mismo tiempo, son considerados en la geografía nacional como los más violentos y penetrados hasta la médula por el crimen organizado. Continúa el estudio “Fallas de Origen 2019, índice de Confiabilidad de la Estadística Criminal”: En Veracruz, Michoacán, Puebla, Baja California Sur, Hidalgo, Quintana Roo, Campeche, Nayarit, Ciudad de México, Baja California y Tabasco, se estarían clasificando como homicidios culposos algunos homicidios dolosos, pues estos últimos hacen lucir mal a las instituciones y gobiernos estatales. Colima, sin embargo, no se encuentra en esta clasificación; todo se debe a que, para el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez, es más importante asumir las consecuencias de lo que sucede en materia de violencia a evadir la realidad y mentir al INEGI y al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública para obtener más recursos de la Federación. Si hay otros gobernadores que engañan a su gente, allá ellos; en Colima nadie puede decirse traicionado o manipulado. No es el estilo de Ignacio Peralta; los colimenses merecen saber la verdad de lo que ocurre en su entidad. Y, a partir de ahí, trabajar para hacer las cosas bien.



Publicidad

Navegación

Redes Sociales