Publicidad

Los especiales


Seguir joven

Images


13 de Agosto del 2019

Socializando Datos Balvanero Balderrama García balvanero@gmail.com De acuerdo a datos del INEGI, concretamente de la ENADID 2018, uno de cada cuatro personas en nuestro país es joven. Es decir, está en el rango etario de los 15 a los 29 años. Lo anterior en información difundida a propósito del Día Internacional de la Juventud, conmemorado el día de ayer 12 de agosto. Mucho tiempo se ha hablado del bono demográfico, para referirse a la cantidad de personas en el rango de edad referido y lo que podría aportar en la construcción social, económica, política de México; el tamaño de este bono nacional es de 30 millones 745 mil 504 jóvenes de 15 a 29 años de edad. El dinamismo que implica este segmento poblacional es enorme, en lo que genera y en lo que demanda, y, por supuesto, también en las potencialidades de lo que pueden llegar a ser. Una de las principales preocupaciones de los jóvenes, así como de sus padres, es en qué van a trabajar. Bueno, antes lo es la educación. Que estudien, que concluyan, al menos, una licenciatura; las estadísticas nos dicen que no todos los logran; la ENADID 2018 arroja que el 22.5 por ciento declaró haber concluido del nivel superior o posgrado. El promedio de escolaridad de las y los jóvenes en la edad citada es de 10.8 grados aprobados (casi segundo año de bachillerato), superior por un grado escolar que el total de personas de 15 años y más. En lo que se refiere al empleo, el 56.5 por ciento de los jóvenes estaba en la clasificación de Población Económicamente Activa (PEA), de los cuales el 3.7% estaba desocupada y buscando de manera activa emplearse. Esta etapa de la juventud es la de las definiciones: qué estudiar, dónde trabajar, con quién compartir la vida, entre otras. En lo que se refiere a la vida en pareja, es de destacar que en la población de 15 años y más, las que se encontraban en unión libre, 20.1%, casi es el doble de quienes estaban casados, 11.9%; la situación conyugal de separado, divorciado(a) o viudo(a), alcanzó el 3.8 por ciento. Es este segmento población, con todas sus características y peculiaridades, muy interesante para el análisis, para el estudio que derive en políticas públicas que atienda sus necesidades y demandas: educación, empleo, vivienda, diversión, por mencionar algunos de ellos. No se puede dar el lujo, cualquier sociedad, de ignorar y minimizar el aporte de las y los jóvenes, dominados los espacios de poder por personas adultas que, en muchas ocasiones, han olvidado lo que es sentirse joven. Sea esta ocasión propicia para la reflexión, la empatía y la acción.



Publicidad

Navegación

Redes Sociales