Publicidad
  • ...
  • ...

Los especiales


Culpable

Images


02 de Junio del 2020

Red Política Raúl Merced Lares Si se tratara de buscar culpables o responsables del brote epidémico de Covid-19 en Manzanillo que ha causado más de un centenar de enfermos y 19 muertes, las cifras más altas en el estado, se tendría que voltear a ver a la presidente municipal, Griselda Martínez. Y es que al principio de la pandemia, como para taparle el ojo al macho, la alcaldesa de Manzanillo informó el 26 de marzo que el Ayuntamiento verificaba que establecimientos comerciales cumplieran con las medidas sanitarias que dispuso el gobierno del estado y después ratificó el gobierno federal. Sin embargo, después de esto, el ayuntamiento de Griselda Martínez ya no hizo nada en los siguientes dos meses para la mitigación de la pandemia, contrario a las acciones que ya se venía haciendo puntualmente en los demás municipios en donde se presentaban los primeros casos. En cambio, lo que sí hizo la alcaldesa en los primeros días de abril fue anunciar su programa de Cocinas Comunitarias y fue hasta el 19 de ese mes que pidió a beneficiarios de estas cocinas atender recomendaciones de la Secretaría Salud. Pese a que el 28 de abril Manzanillo fue declarado como el municipio de mayor riesgo por Covid-19 al tener la más alta incidencia en letalidad por coronavirus, el 5 de mayo se publicó en los medios que la alcaldesa cerraría tianguis y mercados en Manzanillo si no respetaban la sana distancia, pero sin haber realizado ninguna acción contra ellos u otros negocios no esenciales que operaban libremente y sin las medidas sanitarias correspondientes. Como no se veía ninguna acción del ayuntamiento y de su alcaldesa, el secretario ejecutivo de Seguridad Pública estatal llamó el 12 de mayo a limitar la movilidad en Manzanillo, para evitar contagios del coronavirus. En respuesta, sin presentar ninguna evidencia, la alcaldesa se limitó a informar falsamente el 19 de mayo que el Ayuntamiento de Manzanillo había verificado mil 700 comercios por el Covid-19, cuando debió citar exactamente el número de estas verificaciones y no redondear estas cifras. Y tan era falso que por esos días se denunció que a pesar de que Manzanillo es el municipio del estado con más casos positivos de Covid-19, es donde mayor movilidad se presenta y no todas las personas respetan la sana distancia ni usan cubrebocas, de acuerdo a las imágenes que se publicaron en medios impresos de tiendas comerciales y de otros negocios no esenciales abiertos. Ante tal situación, el gobierno del estado, con apoyo de las fuerzas armadas, realizó el 24 de mayo un operativo sanitario conjunto en múltiples comercios no esenciales de Manzanillo, a lo que el ayuntamiento anunció al siguiente día que reactivaba los operativos sanitarios para evitar propagación del Covid-19, aunque a la fecha no se sabe si realmente lo hizo porque no ha dado a conocer información ni se han publicado imágenes de que ya lo esté haciendo. Por esta conducta omisa y negligente de la irresponsable alcaldesa, el diputado por Manzanillo, Fernando Mancilla, denunció que Griselda Martínez bloquea el combate al Covid-19, ya que no se coordina con ninguna autoridad estatal o federal para cumplir con su obligación de verificar que las actividades no esenciales cumplan con las medidas sanitarias, lo cual es válido porque la alcaldesa no ha hecho prácticamente nada para proteger a los porteños de la pandemia. Hasta la fecha, el ayuntamiento o la alcaldesa no han informado de que estén haciendo ya lo que los demás municipios vienen realizando desde marzo de este año: vigilar en los negocios no esenciales que se cumplan con las disposiciones sanitarias. Se puede pensar que la alcaldesa de Manzanillo no ha actuado como autoridad porque no quiere molestar a la población que anda en las calles sin ninguna precaución sanitaria porque política y electoralmente le puede afectar. Simplemente en los hechos se ha visto que antepuso sus intereses políticos y personales que los de la salud y el bienestar de la población. Esto, además de la conducta ligera e irresponsable del presidente López O., provocó sin duda que mucha gente del puerto ignorara todas las advertencias que ha realizado la Secretaría d Salud desde el nivel federal hasta el estatal en el sentido de que salir a la calle pone en riesgo la vida de los de más y la suya porque puede contagiar o ser contagiado. Los manzanillenses, los familiares de los enfermos y muertos por Covida-19 en el puerto, ya tienen una responsable de la desgracia que han sufrido. REPESCA EN LA caravana vehicular que hicieron miles de automovilistas en casi 70 ciudades del país, así como en Washington y Houston, Estados Unidos, según los reportes periodísticos, se ratificó que hay molestia y rechazo contra el presidente López O. por la forma en que viene manejando el país y el rumbo que le está dando. Es la segunda manifestación importante que se da contra el presidente y su gobierno. La primera se registró el año pasado en la Ciudad de México por el aumento de la inseguridad y el cero crecimiento de la economía. La tercera sería en julio del 2021 en las urnas, sin descartar que antes se pueda presentar otro repudio general por la forma en que manejaría la profunda crisis económica que se avecina debido a la pandemia del coronavirus….. POR LO pronto, el dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno, llamó al gobierno federal a convocar de inmediato a un Pacto Nacional, debido a que todos sus pronósticos sobre la pandemia de Covid-19 han fallado y abandona la “Jornada de Sana Distancia” cuando casi todo el país está en zona de riesgo máximo, sin plan alguno para cuidar vidas y salvar cientos de miles de empleos que se han perdido, lo cual ha sido evidente, agregaría….. ¿A QUIÉN se le ocurre reanudar actividades y volver a la normalidad de la vida en el país, cuando el semáforo del Covid-19 está en rojo y existe un alto riesgo de contagio?



Publicidad

Navegación

Redes Sociales