Publicidad
  • ...
  • ...
  • ...

Los especiales


Ventana Abierta

Images


22 de Octubre del 2020

En una muestra de sensibilidad y preocupación por la contaminación que se estaba generando en el puerto por la basura que se acumulaba en las calles, el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez gestionó ante el Instituto del Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable (Imades) que se suspendiera la clausura del relleno sanitario de Manzanillo. El mandatario estatal señaló, a través de su cuenta de Facebook, que hizo lo anterior “ante peticiones de diversos habitantes de Manzanillo y del Congreso del Estado, pues la población no debe sufrir ese tipo de circunstancias”. Y recordó que, desde el 2019, se le había notificado al Ayuntamiento de Manzanillo que el relleno generaba lixiviados que iban a parar al mar, por lo que se estaba gestando una descomposición al medio ambiente que, previamente, el Senado de la República exhortó que se solucionara y sancionara. Evidencias de que el Imades les advirtió el problema que generaba el relleno sanitario hay; evidencias de que el Ayuntamiento de Manzanillo desdeñó los señalamientos también. El Ayuntamiento porteño, cuando por fin se hizo la clausura, en ningún momento reconoció su parte de responsabilidad ni se acercó al gobierno del Estado para llegar a una solución. Para la administración municipal todo es un complot en su contra y, por no buscar soluciones, dejó que pasaran los días y más de una semana sin proporcionar el servicio de limpia, recolección y traslado de la basura, lo cual sí podía realizar, pues la basura podría haberse llevado a confinar a cualquier otro relleno sanitario sin afectar a la población del puerto. El hecho de que haya basura en las calles evidentemente produce un problema de salud pública, lo que comenzó a molestar sobremanera a los habitantes de Manzanillo, quienes fueron los principales damnificados por este asunto. Y tomando en cuenta que el Tribunal de Justicia Administrativa falló en contra de la petición del Ayuntamiento manzanillense, el problema se iba a prolongar por meses, pues ante el fallo en contra la comuna porteña tendría que interponer recursos a las instancias federales, que deciden sus asuntos en sus propios tiempos, no por presiones ni chantajes de autoridades de ningún orden. Como el problema de salud pública en Manzanillo iba a empeorar, el mandatario Ignacio Peralta decidió gestionar ante el Imades que levantaran la suspensión al relleno sanitario, por lo que a partir de ese mismo día que hizo el anuncio (el lunes 19 de octubre) se iba a tener que reabrir el lugar para que se pueda llevar la basura. Ahora esperemos que las partes involucradas hagan lo que le corresponde y no se vuelva a afectar de esa manera a la población.



Publicidad

Navegación

Redes Sociales